sábado, 24 de noviembre de 2007

Habilidades que se desarrollan a partir de la práctica musical activa

• El canto común favorece el desarrollo de las relaciones sociales.
• La mímica de las canciones contribuye a la liberación de tensiones y presiones afectivas.
• Los movimientos corporales de ritmos simples favorecen el conocimiento del propio cuerpo, el desarrollo psicomotriz y el sentido rítmico y espacial.
• Las letras y el lenguaje de las canciones desarrollan el lenguaje, vocabulario, articulación, comunicación y simbolización.
• La utilización de canciones y audiciones favorecen el desarrollo de la atención, percepción y sensaciones.
• La utilización de instrumentos de pequeña percusión permiten el desarrollo psicomotriz así como las relaciones personales, el respeto al otro y al rol de cada uno dentro del grupo.
• El reconocimiento auditivo y visual de los instrumentos de la orquesta nos permite abrir nuevos horizontes y acercarnos a la cultura universal.
• La construcción de instrumentos simples nos permite descubrir como y de donde sale el sonido (leyes acústicas).
Publicar un comentario en la entrada